domingo, 14 de junio de 2009

Fantasía - Parte III

¿Y AHORA?
Y ahora llegaba el momento de generar el encuentro decisivo, esa primera cita. Ese volver a verse pero no por casualidad sino por la suma de dos voluntades, de dos deseos.
Y ahora nuevamente mi enemigo número uno, el tiempo para pensar, estaba a mi lado.
Pero había que vencerlo, apoyándome en esa sonrisa y en ese SI de su parte. En esos gestos y su fluidez.
Dejé pasar dos días para no quedar desesperado y como se venía el fin de semana largo, llamé el viernes con la idea de arreglar algo para los días siguientes.
La llamé desde casa a eso de las 13.30, calculando que ya habría salido del trabajo y aún no habría entrado a la facultad. Me atendió:
-"Hola"
-"Hola, ¿Eliberta?"
-............................ (se cortó)
La llamé de nuevo, sonó varias veces pero me atendió el contestador. No dejé mensaje de voz, pero le mandé un sms diciéndole que era yo quien la llamó (cuando se cortó no tenía manera de saber que era yo, era mi primer llamado, lo cual es un aliciente en el sentido de que no me cortó adrede! jaja) y que si podía hablar la llamaba de nuevo.
Pasó el viernes y no recibí respuesta al sms. Tampoco llamada al número que la llamó y se cortó.
Decidí esperar si respondía y volver a llamar al día siguiente, el sábado.
Las especulaciones a esta altura de todo un país pendiente de la novela, eran muchas. Entre ellas figuraban:
*Se quedó sin batería y cuando la cargue bien tarde a la noche recién ahí recibirá el mensaje.
*Se quedó sin batería y el sms capaz ni siquiera le llegó.
*Le robaron el celular cuando atendió (eso también implica que pueden haberla herido y estar en un hospital, por eso no atiende).

La incertidumbre crecía.
Sin novedad. Las horas pasaban. Finalmente al atardecer del sábado, la llamé de nuevo.
Nuevamente el contestador... Esta vez dejé un mensaje de voz desde mi teléfono fijo diciéndole que ayer se había cortado y por las dudas aclarándole que era el cobrador del hospital.
Más tarde desde el frío de mi terraza, tras una sesión de observación del cielo, llamé nuevamente, sólo para encontrarme con lo mismo. Le dejé un nuevo mensaje, diciéndole que la voz de la chica de Movistar diciéndome que no está me estaba cansando (pero en joda). Insistí y de nuevo atendió el contestador. Le mandé un sms diciéndole que si lo recibía me lo respondiera y que si no lo recibía también me lo respondiera.
No hubo novedad de ningún tipo...
Pero ya fue suficiente. Ya estoy en el límite de ponerme pesado. Siempre y cuando ella esté recibiendo algo de lo que le mando. Esa es la duda que me impulsó a seguir hasta acá, que NO SÉ. Pero a esta altura estadísticamente algo le tiene que haber llegado. Una llamada que se cortó, dos sms, dos mensajes de voz, tanto desde mi teléfono fijo como desde mi celular.
Ahora, si acepto que me pongo pesado es porque doy por sentado que está recibiendo lo que le mando... y no está respondiendo, lo cual ya hace que sea irrelevante ser pesado o no porque si no responde es que no le interesa.
A esta altura, nuevas hipótesis se agregaban a las anteriores, que seguían vigentes:
*No tiene crédito para llamar ni mensajear tampoco.
*Al principio fue un problema técnico pero luego, ya sabiendo que soy yo, me evade.
Y esa hipótesis negativa empieza a tomar fuerza porque todo es muy raro. Pero más raro aún es que si no tenía interés me haya dado su celular y me haya dicho que sí de ir a tomar algo, cuando nadie la obligó. Si lo hizo para no quedar mal, ahora está quedando mucho peor con esto, lo cual no tiene lógica. Lo que más me extraña es que no percibí en sus ojos, en sus gestos o acciones signos de nerviosismo o duda al darme su teléfono y al aceptar mi invitación. Nunca la vi evadirme la mirada o querer buscar excusas. Esas cosas se notan, y no fue el caso. Podía tranquilamente decirme que no a ambas cosas. Casi no me conoce. Podía haber inventado que tenía un novio (si es que no lo tiene) para alejarme. Pero dijo a todo que sí con una sonrisa. No tiene sentido...

Esta historia empezó siendo un drama psicológico, siguió siendo una de fantasía, se volvió una de la vida real romántica y ahora es de suspenso... Espero que no termine siendo una de terror.

5 comentarios:

Patto dijo...

Uhhh
Bueno, existen muchas posibilidades más.
Podría haber tenido un quilombo personal y no estaba con ganas de llamar/atender.
(no justifica que es una mala actitud, pero puede ser)

Creo que es momento de reclinarse en el sofá con las manos enlazadas atrás de la cabeza, y esperar a ver qué pasa.

Si ella realmente tiene intención verte, va a llamar.

REAL dijo...

Patto,
sí, no sé... A esta altura ya es especular con demasiadas casualidades y cosas raras para justificar la desaparición y lo más plausible es que por compromiso mandó todo al revés de lo que quería y luego no encontró mejor solución que borrarse. Me parece mentira con lo que percibía al estar con ella, pero bueno...

Una parte IV en breve para resumir este estado y luego la probable parte final el mes que viene cuando vaya a cobrarle...

Abrazo.

Malbec dijo...

...en algunas parrafos tantas dudas y conjeturas me hacen acordar a El Tunnel,... y me parece entretenido. Saludos!

Sebastian dijo...

Que tal, malbec?
Qué loco porque El túnel es uno de mis libros favoritos, evidentemente por algo es... No es que sea un psicópata pero no puedo escapar a querer analizar y entender todo. Lo cual en estos casos lleva a no entender nada.

Saludos.

Malbec dijo...

Cuando lei el tunel lo que me atrapo fue justamente que alguien pudiera plasmar la cadena de pensamientos con tanta fidelidad, conjeturas y deducciones sobre conjeturas. Creo que en el fondo todos pensamos asi solo que en el descarte queda un concepto mas reducido. Buena la historia oscilando salvajemente entre la fantasia y la realidad. Te sigo hace bastante, lo sabes y hay cosas que coincido y muchas otras tantas que no, pero Saludos!