viernes, 12 de junio de 2009

Fantasía - Parte II

Divisé el 29 acercándose por la avenida. Me dispuse a tomarlo.
Cuando estaba por subir, apareció una chica y le cedí el lugar para que subiera.
En el preciso momento que me corrí a un costado... ¡vi que era Eli!
No lo podía creer, pero no tuve tiempo de pensar ni de sentir nervios ni sorpresa, nada. Sólo más tarde, a la distancia, puedo sentir que todo fue como si el guión lo hubiera escrito yo. Como si por una vez, el destino hubiese aprobado mi borrador y hubiese puesto en escena mi obra maestra. Esa que tantas veces se rodó en mi mente y en mis deseos.
A partir de ese momento, todo fluyó con una naturalidad asombrosa, imperturbable. Con una comodidad y una alegría patente en las sonrisas. Siempre supe que la clave era no pensar, simplemente sentir, ser uno mismo, el problema es cuando el cerebro tiene tiempo y cae en la tentación, en el vicio.
-"¡¡Hooooolaa!!, qué casualidad", le dije y subí detrás de ella, que sonreía.
Pidió boleto de 1,75.
-"Ah, vas hasta la loma del kinoto.., vivís lejos"
-"Olivos"
-"AH, mirá, yo juego al paddle en Olivos, ayer estuve por ahí"
-"¿Dónde?"
-"En Olivos Paddle, en San Lorenzo"
-"¡Ah, yo vivo a 10 cuadras!"
Y la charla siguió ininterrumpidamente en esos minutos de viaje compartido.
Había un asiento en la fila de dos y ella fue hacia allí y antes de sentarse me preguntó a mí si me quería sentar, a lo que obviamente le dije que no. My God! ¿Será que estoy tan hecho mierda que ya merezco que alguien como ella me de el asiento?
Me quedé parado a su lado y hablamos.
De su trabajo, de que sale a las 13, de que hace 3 ó 4 años que labura ahí (lo cual yo no podía creer, pensé que hacía como 10. "Para mí desde siempre estuviste ahí, es más, no puedo creer que estés acá afuera del colegio, ¡no puede ser! jaja"), que hizo la secundaria en la misma escuela, que tiene 21 años, que se llama Eliberta y le dicen Eli (en mi fantasía no le decía mi nombre a propósito para que ella preguntara por el mío, cosa que sucedió tal cual, recuerden que el guión lo escribí yo), que estudia Historia del Arte y hace un curso de fotografía. A todo esto, cada cosa generaba un diálogo: que una amiga mía estudiaba lo mismo en la misma facultad, que el viaje desde Olivos a la facu en hora pico le puede llevar hasta dos horas, que el curso de fotografía le queda de paso, que hoy era el único día de la semana que no tenía facu.
Se desocupó el asiento de adelante y me senté de costado dado vuelta hacia ella para seguir la charla. Hablamos de sus vacaciones y su pasada por Mendoza y le conté de los congresos de astronomía, de mi pasión; ella mencionó el Observatorio de Malargüe; hablamos de su paso por Córdoba (San Marcos Sierra) y le conté de mi casita en Huerta Grande y del premio grosso que recibí hace dos semanas por investigar estrellas variables. Terminamos coincidiendo en lo importante de poder hacer lo que a uno le gusta más allá de la plata. El arte y la astronomía probablemente no nos den de comer.
Fueron pocos minutos, ¿7, 8? Pero no hubo ni medio segundo de silencio ni rastros de incomodidad mezclada con esas sonrisas y esa mirada, la misma de meses atrás. Eli era más que una chica actuando con cordialidad en su trabajo. Eli es así. Es un Sol. Y el Sol atrae, el Sol calienta..., el Sol quema.
Ya se acercaba mi parada. Había que actuar o dejar que todo se enfriara. Pero en este nuevo orden mundial, en MI libreto, las cosas eran claras, y así siguieron:

-"Yo ya me tengo que bajar, pero no tenés mail, teléfono, algo, así hablamos?"
Ella empezó a hurgar en su bolso en busca de no sé qué sin éxito y le pregunté
-"¿Qué?, ¿tenés tarjeta?, ja"
-"No, no, papel y lápiz"
-"Ah, a ver, decime tu teléfono"- y pelé el celular (eh.. mmhh... erh... eh... si.. , tengo celular ahora, JAAAAAAAAAAAAAAAAAA), pero en el maldito nervio del momento, en el maldito menú, me equivoqué de maldita opción y quería agregar su número en la opción de buscar contactos, así que cuando ya me estaba dictando, lo cerré a la mierda con un falso "no, se le acabó el crédi..., digo, la batería a esta porquería!" y pelé un papel y anoté su número.
Fue tan natural la forma en que me lo dio, tan predispuesta que me dio letra para que le dijera:
-"Bueno, ¿tenés ganas de ir a tomar algo uno de estos días y seguimos hablando?", a lo que respondió:
-"Bueno", sonriendo y asintiendo con la cabeza. (Traté de evitar que "La Gran Gaudio" onda "Yo no gané Roland Garros, no puede ser" resonara en mi interior)

En ese momento, no puedo negar que sí, ya había cierto componente nervioso y de temperatura en ascenso adentro mío, pero ¡es obvio, esos nervios eran justificables y naturales!
Me paré porque ya bajaba, le dije:
-"Bueno, dale, te llamo", y me despedí con un beso y un "Que tengas un lindo día".

Caminé hacia la puerta de atrás embriagado con una sensación de deseo (no deber) cumplido y de incredulidad crédula. Bajé del 29 y en mi mente sonaba de fondo "You Got it" de Roy Orbison.

Durante el día no pensé mucho en lo sucedido. Simplemente seguí con mi vida, mis cosas. El miércoles fue muy ocupado y no tuve tiempo de parar a ver dónde estaba parado.

Pero esta recién es la primer ronda del "torneo" y a decir verdad no pensar parece ser lo mejor, porque pensar es moverse en el terreno de lo posible, y lo de hoy, lo de hoy fue pura fantasía, algo no factible de consumarse en hechos.
Pero a veces nos llega el momento de escribir nuestro propio guión y de que nuestra obra pase del estante de "Ciencia ficción" al estante de "Biografías"

¿Y AHORA?

4 comentarios:

Patto dijo...

Bien bien!
Así me gusta más!
¿Y ahora?
¡Seguí escribiendo!

(y la próxima que vayas hacele la misma invitación que escribiste, a lo sumo, lo PEOR que te puede pasar, es que te diga que no, tener unos segundos de incomodidad, y listooo. Y lo MEJOR, bueno, es demasiado bueno como para no arriesgarse por ello!)

Ah, y hagas lo que hagas, no le muestres esto!!!
(al menos no hasta que se cumpla un año de andar saliendo, ahí se lo das como un librito y la derretís toda!)

Sebastian dijo...

Patto,
no hace falta esperar hasta la próxima... Como dije en el texto, a veces la fantasía y la realidad se vuelven una :)))
Ahora leé de nuevo la Parte II con otros ojos ;)

Saludos.

Patto dijo...

AAAAAAAAAAAAAAARRRRRGGHHH!!!
Qué grosoooo!

¿¿¿Y ahora???
jajaja

Nota: Ignorar el párrafo nro 2 de mi post anterior xD

Sebastian dijo...

y ahora, justamente! estoy llamandola y se corta, sms y nada... Mejor me voy a comer un pancho.
Saludos!!