miércoles, 17 de junio de 2009

El Final menos esperado - Parte I

TACTICAS, CODIGOS, SUPUESTOS, SER PESADO, DIFERENCIAS...
A esta altura del partido, la sensación es que pierdo por goleada pero me ganaron con un penal que no fue. Algo así.

Sinceramente me entristeció todo esto. Sé que si no lo supo manejar ella no depende de mí y no tengo "culpas", pero sentir que siempre todo me importa más a mí que al resto de los mortales es un bajón. Ver que es lo mismo mandar fruta que no o simplemente decir algo y luego esperar que no signifique nada o que quede en la nada y todo siga igual como si eso no hubiera existido, es algo que no logro comprender.

El fin de semana largo, la última excusa aceptable para una desaparición como esta, ya pasó. Y no supe nada de ella. La realidad me golpea, y choco con una lógica para relacionarse que no es la mía. Me choca el no ser absolutamente nada para alguien que vos creías podía llegar a sentir diferente. Que hayas terminado siendo una molestia y alguien a ignorar cuando pensaste que era al revés.
Obviamente rechazo yo no le causaba en la relación cordial que generó conmigo, porque sino no habría comenzado a saludarme con un beso, cosa que partió de ella, nadie la obligó. Como nadie la obligó a darme su teléfono o a decirme que sí de ir a tomar algo.
Es tan chocante que de esa interacción con sonrisas y charla y disposición a cada cosa que salía, todo haya terminado en el evitar al otro, en ignorarlo como si no existiera. ¿Qué se imaginaba? ¿Que si me daba el teléfono y me decía que sí de ir a tomar algo yo no iba a hacer nada?
La lógica del "me metí en un quilombo, desaparezco y el problema se va solo", me parece terriblemente infantil... Bueno, varios amigos me dijeron "quien se acuesta con niños amanece mojado".

Hoy un amigo me daba su punto de vista totalmente diferente al mío, y me decía que él habría dejado un mensaje solo y que quizás en una semana llamaba de nuevo a ver qué onda y sino chau. Que llegar por ejemplo de afuera y tener 2 mensajes de voz y 2 mensajes de texto era demasiado, que él en el lugar de ella pensaría "¡qué pesado!".
Según él, si alguien, sea un amigo o mujer o quien sea le manda algo y él no responde, por algo será, porque su vida no es estar respondiendo mensajes, tiene otras prioridades y si después ya recibe varios mensajes juntos, ya a esa persona si la iba a llamar no la llama. Onda "que espere, que me tiene que andar acosando". Si está haciendo otra cosa y recibe un mensaje, hasta el otro día capaz ni lo lee.

Bueno, no hace falta aclarar que no comparto nada de nada de como él encara las cosas.
Sobre el que te manden algo y no verlo hasta el otro día, ni en pedo porque la curiosidad me mata y puede ser algo de interés, no dar bola no me parece una opción, por mí mismo y por el otro.
Sobre dejar un mensaje y chau, y no, tampoco, en este caso no. No siento que el desubicado sea yo de llamar a alguien que me mostró la mejor onda y con quien no logro comunicarme. No siento que sea pesado si no tengo la menor idea de qué pasa del otro lado y no recibo señales (y las señales que había recibido antes eran todas positivas).
Y no sería yo si me hiciera el que me chupa un huevo si hablo o no hablo con ella y que "dominar la situación" sería restarle importancia y llamar así como algo casual y aislado a ver qué onda. Nah, ese no soy yo.
Yo soy el que quiere saber, el que quiere entender, porque actué en consecuencia a lo que me dieron y me molesta mucho que lo aceptable sea que uno deba hasta dar por sentado que dar el teléfono y decir que sí a salir no significa nada y que la otra persona no asuma que sí significa y que era obvio que iba a generar reacciones. ¿O acaso está todo al revés y hay que darle vuelta el sentido a todo siempre? ... (No respondan...)
Yo percibí magia en el aire al estar con ella y si hice algo es porque pensé que era algo mutuo.
Según mi amigo, seguro que dio el teléfono y chau, no significó más que eso para ella, en su momento salió del paso así y a otra cosa. Es uno el que lo piensa de otra manera y se hace toda la película.
Me sentí bastante pelotudo de que haya gente que lo toma así todo y yo no vea esa posibilidad.
Yo no digo por decir las cosas. Menos cuando involucran a otras personas.

Evidentemente, coincido en que eso fue lo que pasó: para no quedar mala onda en el momento, arriba del bondi tras la charla, me dio el número y me dijo que sí. Para qué complicarse la vida. Se evitó una situación chocante. ¿Después?, después ya no interesa, no es algo que le preocupe o haya pensado, sólo hizo lo más fácil. Me verá de nuevo, pero eso no es algo que le importe. Zafó del momento y chau. Luego me ignoró como si no existiera y listo, cero situación que enfrentar. Siguió con su vida, con las cosas que realmente le importan y con las personas que realmente le importan.
Es rechocante pasar de esa cordialidad y de la eterna sonrisa (repito, nunca vi algo que no fuera sonrisa en su boca al interactuar) a directamente no existir y sentir que te ningunean mal. Ese accionar asume que yo debería entender que no le importa y chau.
Qué fácil es todo manejándose así...
¿Y quizás si no le hubiese dejado tanto mensaje ella podría haber llegado a responder?
Nah. Yo no lo vivo así. Para mí hay dos opciones: 1) Tiene interés. 2) No tiene interés.
Si no tiene interés es al pedo desde el vamos llamarla o no llamarla. Si le parezco pesado por mis 4 mensajes, pues es porque ya no tenía interés en comunicarse conmigo.
Si tiene interés, la única opción es que no escuchó ningún mensaje, porque sino habría emitido señales de vida. Si teniendo interés no me respondió o le molestó mi insistencia, está bien, ¿qué puedo hacer? Yo actué desde mis deseos, y por eso estoy contento y satisfecho. ¿No lograba comunicarme? Le mandé mensajes, incluso buscando un medio alternativo para facilitarle comunicarase si le daba cosa hablar.

Tantas formas había de salir del paso sin caer en el ignorar al otro...
Los clásicos "tengo novio", "tengo que estudiar", "vemos"... Incluso habiéndose metido en el quilombo, podría haber zafado con un frío mensaje de texto que denotara que no tenía interés. Cualquier cosa se puede interpretar como indirecta directa y listo, a otra cosa y nos vemos el mes que viene como siempre y todos felices. Pero no... Nada. Nada de nada. Dejar que todo siga y hacer de cuenta que no pasó nada.

Resumiendo, no le importó un carajo de nada, no supo decir que no, me dijo a todo que sí y como le importaba una mierda se borró y chau, y seguro cuando vaya a cobrarle va a actuar como si nada.

Y seguramente ese día del mes que viene marcará el cierre de todo esto. No sé cómo sentiré de acá a 25 días. Hoy en día, ya hice suficiente. No voy a volver a llamar. Algo de lo que mandé seguro lo recibió. Probablemente todo.
Pero no tengo ganas de quedarme con ese 1% de duda de si recibió o no mis mensajes. Quiero ver cómo maneja la situación cuando le pregunte por qué no me respondió. Es capaz de decirme que no recibió nada siendo mentira si es que sigue con su postura facilista de evitar decir que no... Habrá que ver con qué onda lo dice, porque si realmente no recibió nada pues me va a dar detalles y a preguntar por lo que le decía, etc. etc. Si es así, tengo que contarle lo que pasó y de una invitarla a salir de nuevo o algo concreto y tomar recaudos de cuándo llamarla o cómo comunicarnos. Si lo dice nuevamente por compromiso, se va a notar. Y si dice que lo recibió pero no pudo responder o alguna otra variante, listo. A otra cosa y chau. Pero dada su compulsión a sonreir y a la buena onda, es mucho más probable que se meta nuevamente en un quilombo con tal de quedar inocente y cordial y está en mí sacarle la posta de lo que quiere o no quiere hacer y cortar esta pelotudez.
¡Loco, parece mentira! Ahora el objetivo parece ser ¡lograr que la mina me diga que no!

El mes que viene, ¿se pasará del mostrador y me dará el beso? ¿Habrá cambios en su actitud ya de entrada? ¿Habrá menos sonrisa? Va a ser muy raro. Pero bueno, para ella esa situación incómoda durará sólo unos segundos, así que bien vale la pena mandar fruta si total, después eso pasa y todo sigue igual.
Nunca hubiera imaginado que Eliberta, tan desenvuelta, piola, espontánea como la veia terminara mostrándome esa faceta tan común, tan estándar de las pendejas.

7 comentarios:

Webstudio dijo...

Quizás lo que pasó es que con tanto dato que dejaste en Internet, alguien se acercó a ella y le mostró tu "blogcito".

De nada.

Patto dijo...

Son demasiadas suposiciones, estabas viendo todo muy blanco y ahora todo muy negro. Hay que saber notar los grises!

Guardaré mi opinión hasta el próximo encuentro.

Forza!

REAL dijo...

Patto,
el no saber, el no haber tenido señales me lleva a suponer y suponer.
Pero bueno, no se puede forzar a la otra persona a comunicarse.
Igualmente, no sé que gris puedo notar acá... Ya no queda nada de luz...

Abrazo.

Malbec dijo...

y?...digo yo, puede ser que hayas anotado mal el numero de telefono e intentaste comunicarte todo el tiempo con un perfeco extraño..?

Sebastian dijo...

No... porque la primera vez me atendió ella, y se cortó. O sea que el número es ese.
Igualmente, sí, metafóricamente puedo decir que en realidad ella era una perfecta extraña... ja.

Saludos.

Pepe dijo...

La diferencia entre tus codigos y sus codigos es que ella tiene una vida de la cual estar pendiente, y no solo de tus mensajes.

Al contrario, vos solo estas pendiente de ella, y si no te responde el primer mensaje, mandas dos, tres, la llamas, le dejas mensajes en el contestador. El que tenga celular no quiere decir que lo tenga con ella todo el tiempo, ni que lo mire cada segundo.

Para cuando ella tuvo tiempo de ver su celular, se encontro con mas de 4 mensajes tuyos! Obviamente, se sintio acosada. Que derecho tenes de reclamarle que te responda un mensaje inmediatamente? Sos acaso el novio? O alguien cercano? Solamente sos alguien que ve una vez por mes, y se encontro de casualidad en un colectivo.

El problema principal no son los codigos de ella. Sos vos, al pensar que el resto del mundo no tiene nada mas que hacer que estar esperando que les mandes un mensaje, para respondertelos inmediatamente.

Ashe dijo...

Hola!, respondiendo a tu pregunta, yo creo que sí vale la pena el disco, es bueno, pero tal vez yo esperaba un cambió aún más fuerte en la banda.
Le daría del 1 al 10...un 8 creo.