martes, 31 de julio de 2007

Espejos - Capítulo I

Empieza aquí un relato que acabo de escribir basado en sensaciones que he recolectado últimamente. Irá en cuatro partes (emulando al amigo JuanT). Espero que les guste.
Quiero agradecer a Marie y a July por charlas o posts que formaron parte de las sensaciones que motivaron este cuentín.


Cualquier similitud con la realidad puede tener que ver con ella.


ESPEJOS - I


Ella tenía ganas de estar sola con él esa noche, de poder mimarlo, como hacía mucho no se permitían, pero Marcelo y Carolina los habían invitado a cenar y ella sabía que a él no le gustaría ese desplante de ella. Eran más amigos de él que de ella, aunque todos se llevaban más o menos bien. Bueno, a veces Caro se daba ciertos aires de grandeza que a ella muy bien no le caían, pero qué podía hacer, la gente es como es.

Él se moría de ganas de poder estar solo con ella esa noche. Tanto trabajo, la rutina, la falta de dinero, a veces conspiraban para que relajarse y disfrutar fueran sólo un deseo casi utópico. Él no se bancaba ya a Marcelo y sus canchereadas, pero no quería generar un conflicto con ella, después de todo, eran más amigos de ella que de él.

La cena fue entretenida, aunque no participaron mucho de la charla. Él no creía que poner sus ahorros para empezar ese negocio de venta de altavoces fuera una de las mejores ideas que se le ocurrió a Marcelo, pero si estaba entusiasmado y se sentía feliz, él no era quien para arruinarle sus sueños.

La carne que preparó Carolina parecía una suela de zapato, estaba requemada, pero ella se la comió y ambos felicitaron a la cocinera, obvio, quizás a ellos la carne les gustaba así.

Esa noche volvieron tarde a casa. Fueron a la cama y ambos estaban extenuados porque habían trabajado mucho y la salida nocturna los había terminado de palmar. Pero él no quiso que ella creyera que no la deseaba, así que empezó a acariciarla y a jugar con su cuerpo, para cumplir y que ella fuera feliz.
Ella no se estaba excitando. Era tan hermoso dormir con él, lo amaba tanto, pero últimamente el sexo no era lo que solía ser. Él parecía desconocer la manera exacta de tocarla, el punto justo, la cadencia necesaria. Pero por supuesto, no era ella quien iba a decírselo, lastimándolo innecesariamente. Lo amaba demasiado como para hacer eso. Ella fingió un orgasmo. Él apenas acabó y se sintió aliviado. Mientras dormían abrazados, él la contemplaba murmurando para sus adentros: "Qué hermosa que es, cómo la amo".
Hacía mucho que esas palabras no interactuaban con el aire.

8 comentarios:

Malbec dijo...

Hola!, me resulto algo raro que los protagonistas no tuvieran nombres y si los personajes secundarios, es casi entretenido, pero el “el” y “ella” adquieren demasiada presencia para mi gusto... Quedo a la espera de los otros capitulos. Saludos!

JuanT dijo...

Me dejaste colgado con la historia. Nadie se dice nada, por temor a faltarse el respeto. Veremos cuanto dura eso.

Saludos, nos estamos leyendo.

p.d.: gracias por la referencia allá arriba :P

Sebastián dijo...

Malbec,
Nombres tienen... Todo ser humano tiene uno... ;-))
Sí, supuse que los pronombres esos podrían resultar un tanto hinchapelotas pero bueno, tratá de aguantarlos, jaja.
Saludos.

JuanT,
muy bueno su cuento, ¿leyó mi crítica?
Este no aspira a ser una obra como el suyo, es más que nada un relato catártico con un tema que me da vueltas en los últimos años.
Un abrazo.

MrB & Pina dijo...

Yo no sé si esta cayendo tu poder de convocatoria???

Le falta mas sensacionalismo! no sé, mete algún lío de gatos, algun gay en el medio de la pareja, no se.. pero es muy naif para los tiempos que corren JAJAJAJAAJAJ

Es joda eh! Por ahora me gusta, vamos a ver como lo culminas!

besos!!

Marlena dijo...

Seba, me encantó lo que escribiste y como lo escribiste...
Hay mucha gente que calla, sin darse cuenta que si una pareja no se alimenta de comunicación fluída, probablemente esté destinada al fracaso.
Me encantó la frase "Hacía mucho que esas palabras no interactuaban con el aire.", porque siempre fui defensora de que no importa cuanto tiempo pases al lado de alguien, si realmente lo amás, nunca dejes de decírselo...
Espero el próximo capítulo. Te mando un besote

Sebastián dijo...

"lío de gatos"???
¿A qué te referís, Cel?, a algo como lo del gatito del otor día?? ¿Posteo algo de Tommy? ¿De Ramsés? jaaaa (¿"Tommy" va con doble "m"?)
¡Va a seguir siendo naif porque así soy yo!

Un beso.

Marlena,
escatimar palabras es escatimar amor, no importa todo el bla bla bla ese de que los actos.. Si, ya sé que los actos son fundamentales, es obvio eso. Pero endulzarse los oídos con un "Te amo" no tiene precio, si ese "Te amo" está respaldado.

Veremos qué pasa con ellos entonces.

Besos.

Patto dijo...

Lo leeré cuando salgan todas las partes
Con lo de juan ya sufrí bastante!

Sebastián dijo...

Patto,
OK, cada dos días mas o menos iré posteando.
Saludos.