sábado, 15 de abril de 2006

Burbujas I (en Palermo)

Y aquí estoy, después de meses, quizás años, en los bosques de Palermo, en el Rosedal, en los lagos, en el verde. Caminando entre la gente. Trasladando mi burbuja entre parejas enamoradas, familias unidas, personas que se quieren, gente haciendo deporte, chicos divirtiéndose. Mi burbuja se traslada sin necesidad de esquivarlos, ya que no hay forma de que se rompa. Hasta hace poco se deformó y deformó al punto de CASI romperse. Pero no. Resistió.
¡Pobre Palermo, qué sólo sabe de mí cuando lo necesito para olvidar! Para tratar de buscar no sé qué respuestas a no sé qué preguntas. Palermo siempre está ahí absorbiendo mis pesares, mis dudas, mis por qués. Mi necesidad de entender lo inentendible.
Palermo me ayuda a hacer pasar el tiempo cuando las agujas del reloj se niegan a moverse.
Palermo parece susurrarme que hay un mundo más allá de mis dolores e impotencias. Yo trato de escucharlo.
Palermo me recuerda que tengo amigos que me quieren y yo le digo que ya lo sé (¡Gracias Celeste, Enzo, Erika, Federico, Hernán!) y que no dudo de eso, aunque a veces es bueno volver a recordarlo.
Palermo me descubre solo conmigo mismo y trata de darme la fuerza para seguir adelante en esas condiciones.
Y aquí estoy. Me cruzo con gente que camina y parecen ir a algún lado en especial. Parecen tener todo resuelto. Me siento en este banco mirando el cielo, recibiendo la tibieza del Sol otoñal. Miro las rosas y un banco vacío enfrente mío. Las nubes comienzan a tapar el Sol. La gente cada vez interrumpe con menor frecuencia el sonido del viento en los árboles o el cantar de diferentes especies de pájaros mezclado en un único murmullo procedente de todas direcciones. También de fondo, el sonido de la ciudad, a la que volveré en minutos porque comienza a oscurecer. Miro una vez más el cielo, el verde, las nubes, las rosas. Inhalo energía y exhalo dolores y agradezco a Palermo por estar. Levanto mi burbuja y la paseo una última vez por los bosques.

Tal vez algún día...

13 comentarios:

Cruella De Vil dijo...

Sebas:
Es bueno eso de tener nuestra "burbuja" para aislarnos un poco del ruido exterior.
No es sano vivir en ella, eso es evidente.
No pierdas las esperanzas.
Tal cual vos mismo lo decís, tal vez algún día...
Besos nene.

Nala dijo...

La propia burbuja es lo mejor que le puede pasar a uno que no encontró el alma gemela aún.
Yo soy de la idea q es necesaria. Al menos me siento protegida dentro de mi burbuja. No por eso uno deja de interactuar con el entorno. Interactúa, in safe levels.

Anteayer, en el negocio de mi vieja, una amiga de ella me dijo "al final, los que saben estar solos, son los que después forman las mejores familias, porque no se enganchan con el primero que conocen", en obvia alusión a mi cara de 'what the hell are you talking about' cuando me preguntó si estaba de novia.
Y que se yo, me dió un poquito de esperanza. Por eso te lo dejo en este comment.
Besote grande.

Sebastián dijo...

Crue,
mi burbuja es algo ambivalente: es algo inevitable, es parte de mí, me protege de lo que no me interesa o no me hace bien, pero por otro lado es la que me hace dar cuenta de la soledad y de las diferencias que a ella llevan. Mi burbuja me salva y a la vez me condena. Pero como sé que hay y habrá personas que tienen el poder de romperla, termina siendo algo positivo.
Besos.

Nalita,
Bueno, creo que en al respuesta a Crue entra también la tuya.
Pero ¿a veces no sentís que uno ya estudió, se recibió, hizo la tesis y ejerció en esto de aprender a estar solo???? Damn!! Me quiero jubilar!!!!
Besos.

Ana dijo...

Sebas, yo antes vivia en lo que ud llama burbuja. Pero yo la habia bautizado como mi caparazon; lo cual como notará es peor, porque es más dura de romper.
Y aunque usted no lo crea, salí!!!!
Y vi que habia un mundo q no estaba en contra mio como yo pensaba, q las cosas buenas tambien podian pasarme a mí, q habia gente q me queria a pesar de lo despreciable q era yo, etc, etc,etc.
Y las cosas lindas empezaron a pasarme desde q salí de ahí adentro. De todos modos, creo q en realidad el tiempo q pasamos ahí, es útil y necesario para q podamos reconciliarnos, entendernos y aceptarnos como somos o cambiar lo q no nos gusta.
No se ponga triste, disfrute de su burbuja y de toda la gente y los lugares q siguen siendo suyos, seguro q cuando salga de ahí el mundo lo va a estar esperando con muchas ganas....
y si no es así, al menos yo voy a estar acá esperando poder leerlo.
besos

Chechi dijo...

MI burbuja esta en los colectivos, aunque suene raro, me encanta viajar en colectivo, y reflexionar sobre lo que me pasa o lo que no me pasa, sobre lo que quiero hacer, no quiero hacer o tengo que hacer!! Voy mirando el paisaje a la gente, imagino situaciones, e intento resolver las mías! Y bue, cada loco con su tema, no?? jajaj

Sebastián dijo...

Ana,
es que yo no me siento despreciable ni nada por el estilo y me acepto como soy... el tema es que no me llama la atención como es la mayoría de la gente. No me gustan, no me interesan. Y se ve que ellos sienten lo mismo y no me perciben. JA. Lo único en lo que apuesto es en encontrar esas eprsonas diferentes. Sólo allí la burbuja tiene chances de ser pinchada. O sea, no es que hay un mundo en contra mío, hay un mundo con el cual no nos llevamos mutuamente.
Gracias por estar! Lo tendré muy en cuenta.
Besos!

Chechi,
a mí también me encanta viajar en bondi y pensar, mirar a la gente, tal cual lo que hacés vos.
¿No será que como todos vamos en nuestra burbuja nunca nos hablamos entre nosotros justamente por ese motivo?

Besos

silvi a. dijo...

"...el tema es que no me llama la atención como es la mayoría de la gente. No me gustan, no me interesan."
No Seba, no sabés las cosas que tiene la gente adentro, tantas cosas hermosas que hay que descubrir. Asi como vos tenes cosas hermosas y tenes que dejar que las vean y no esconderlas dentro de una burburja.

Justamente ayer leí un fragmento:

"A tu alrededor hay un mundo con todo lo que conoces, con todo lo que amas. Mas allá, un mundo grande, bello y peligroso, donde te espera (...) el amor, la decepción, la angustia, el llanto, la felicidad.

Para entrar a ese mundo no uses cábalas, no cierres los ojos, pero tampoco los abras con la intención de ver todo lo malo, lo negativo, lo gris.

No cierres tu corazón con siete llaves... pero tampoco lo dejes sin ninguna cerradura. No te guardes todo, pero no lo des todo. No pienses que los caminos son fáciles y te lances a andar con los pies desnudos, las manos abiertas y los ojos lavados con el agua de los arroyos limpios.

Tienes que llevar algo para el viaje, para cualquier viaje que emprendas; un equipaje sencillo y necesario que te ayude y te proteja: la pequeña armadura de tu voluntad para recuperarte de las caídas, así ninguno de los golpes que recibas llegara a romper tu fe; la ternura, porque con la ternura se curan los pajaritos enfermos, se hace reír a los niños y se llena de alegría el corazón de los que queremos.

Y lleva amor, mucho amor, para los que te amen y para los que te odien..." P.B.

Crumble dijo...

Palermo ayer hizo un gol y gracias a él estamos punteros. :D

Cuac.


Mi burbuja es el iPod. Me salva de escuchar las boludeces que dice la gente todo el tiempo.

la bruja dijo...

Se te oye mejor, al menos de animo, que gusto. Eso de la burbuja es interesante, creo hago lo mismo pero no lo habia hecho consciente. Un beso

Sebastián dijo...

Silvi a,
eh.. no coincido con eso de las cosas hermosas por descubrir. No me interesa hurgar adentro de la mierda para ver si encuentro algo potable. Nadie hace que la gente sólo muestre su lado choto y deje el hermoso por ser descubierto...
Creo fervientemente en la meritocracia, si hay personas que me muestran cosas buenas, es genial, si la gente gratuitamente me muestra su lado asqueroso pues por qué iba eso a incentivarme a conocerlos? No, gracias, perder el tiempo no. Yo no los juzgo de antemano, siento en consecuencia a lo que hacen.
Y por otro lado, no todo es sobre bueno y malo sino que los intereses o gustos o formas de ser pueden ser muy diferentes. Si no hay cosas en común, un código, formas de expresarse o sentir, no se logra afinidad y no hay interés.
Yo no escondo lo que soy, cuando conozco a alguien me abro.
Sobre el fragmento, coincido, salvo en el final. No va con mi meritocracia eso de llevar amor para los que me odien.

Sil, no es que esconda nada en la burbuja, yo estoy ahí sin barreras para cuando alguien hable mi mismo idioma. El tema es cómo encontrar esa persona.
Besos y gracias por tu buena onda!!!

Sebastián dijo...

Crumble,
al revés que yo. A mí me gusta escuchar lo que dice la gente. Mi burbuja existe por una sensibilidad diferente no por no querer contactarme o interactuar con nadie. Al revés. Me gusta estar conectado con lo que me rodea y todo lo que opino es por percibir o interactuar no por querer escapar del contacto.
Y bueno, la burbuja también está porque está esa verguenza de hablar e interactuar sin motivos o excusas socialmente aceptadas, que se yo, sino todos estaríamos hablando con todos. Ojalá fuera así... pero no es.
Saludos.

Bruja,
sí, estoy recargando las pilas :-) Ya vendrán tiempos mejores. Gracias por estar.
Besos.

silvi a. dijo...

Yo nunca conocí a alguien asqueroso.

Sebastián dijo...

Silvi a,
Bueno, pues me alegro por vos! Yo conozco demasiadas personas así.
Creo que hay de todo y por mi parte me parece muy injusto igualar a las personas buenas y nobles con otras que no lo son.
Creo que el asunto se divide en dos. Las cosas en común y la calidad humana.
No tener cosas en común no implica no bancarse a alguien. Me refiero a gente traicionera, mentirosa, falsa, cagadora.
La gente con quien no tenes cosas en común, piel, onda, o como lo llamemos, simplemente no la elegís por una cuestión de afinidad.
Como sea, no hay nada que anhele más que poder encontrar personas hermosas como las que vos describís. ¿No te las habrás quedado todas vos? ....
Besos.